jueves, 20 de mayo de 2021

Latin Brothers, 500m, ED -, 7a (6a/A1 obl) Montrebei, Paret de Calatunya

Fotos aquí

Latin Brothers es una de esas líneas de aventura típicas de Montrebei, donde la escalada se entiende como una empresa arriesgada. Para que nos hagamos una idea, Antonio García Picazo uno de los mayores referentes en estas paredes, llegó a utilizar según dice la leyenda, una puerta de madera como plataforma artificial en sus realizaciones en solitario durante los años 80. Estas paredes y concretamente esta vía de Latin Brothers siempre ha estado unida a la polémica por sus idas y venidas en materia de reequipamiento, - nada nuevo bajo las estrellas – no sabría decir si la situación actual es la más acertada o no, pero a los que os acerquéis a ella no subestiméis lo que os podéis encontrar en la misma, pocos croquis son precisos en cuanto al equipamiento actual. Pero forma parte del juego, o no..

Como llegar
Nosotros accedimos a la Paret de Catalunya desde Áger (Lleida). Desde esta población, muy conocida por los parapentistas y los aficionados a la astronomía, hay que coger una carretera asfaltada que sube al punto de salto y al observatorio astronómico. Cuando la carretera deja de subir y comienza una bajada evidente, al llegar a una curva a derechas, cogeremos la pista de tierra que sale a la izquierda -está señalizada con un indicador que pone castillo/ruínas de Sant Llorenç- y que en unos 7-8 km nos deposita en el prat de Sant Llorenç o Pla del Lluís. Sin duda, un lugar idílico para quedarse unos días de escaladas.

Fecha Actividad
16/05/2021

Dificultad
7a (6a/A1 obl), 500m

Aperturistas
Lluís Baciero, Santi Marzo y Enric Renom, 1981.

Acceso
El acceso a la pared es evidente, se sigue un sendero que va recorriendo de forma paralela el muro principal, no es necesario apartarse de la senda principal, ésta nos depositará prácticamente en la franja de la pared adecuada; hay que ir atentos para identificar el pie de vía, que se encuentra después de hacer una pequeña trepada (iniciales LB antes del pie de vía). Como referencia indicar que el primer largo es común con la vía del Cuervo que tal vez sea más fácil de situar por las línea de fisuras que sigue, fácilmente identificables desde abajo. Aproximadamente 20 minutos.

Itinerario
Nos repartimos los largos antes de empezar, Ernesto asumía los 6 primeros y yo los últimos. En líneas generales se trata de un gran itinerario, se combinan fisuras, techos y placas por todo su recorrido, aderezado con tramos de roca excelente con otros de roca dudosa que habrá que gestionar para no llevarse un susto, pero esto es Montrebei y no podemos esperar algo distinto.

L1: Tirada de 60m, donde empatamos los dos primeros largos. Comienza con un paso físico que salva la barriga inicial. Se progresa con tendencia a la izquierda, a través de una serie de trepadas que te van depositando en un sistema de repisas. Justo antes de alcanzar la R2 hay una vieja reunión de spits que puede llevar a engaño, seguir más a la izquierda, hasta encontrar la reunión con bolt.

L2: Se continua por la fisura evidente, que se protege perfectamente y al final con tendencia a la izquierda para alcanzar la reunión que se encuentra en la parte izquierda del techo.

L3: Salvar el techo por su derecha, tiene buen canto y remontar una fisura que se protege bien.

L4: Tramo de roca dudosa y de navegar hasta encontrar la reunión, situada en la vertical de un pequeño techo.

L5: Alcanzar el techo y superarlo por su derecha, escalada atlética, inicialmente canto pequeño, para luego con tendencia a la izquierda ir remontando por una canal boscosa. No seguir la fisura que vemos al remontar el techo justo encima de nosotros.

L6: Tramo roto y de gestión, con tendencia a la izquierda para luego volver a buscar la reunión que se encuentra bajo la evidente fisura característica de la vía.

L7: Fisura vertical con muchos cantos cuarteados y dudosos, se protege bien, pero hay muchos menos seguros de los que se recoge en el croquis de Luichy. Me pareció difícil de encadenar, sobre todo por tener que estar comprobando los cantos. Ambiente asegurado. Reunión colgada a la izquierda sobre bolts.

L8: Hago una corta tirada hasta alcanzar la repisa evidente y monto reunión de un spit y clavo que refuerzo.

L9: La gran travesía, fácil, pero no hay que fiarse. La reunión es evidente, tiene unas marcas grabadas sobre la roca, recordándonos que estamos en la Latin.

L10: Se sale por un diedro que se protege bien, pero con algún canto dudoso, deberemos flanquear hacia la izquierda para ganar una fisura que nos depositará bajo la otra fisura característica de la vía. Posible roce de las cuerdas, hay sabinas que dificultan el guiado de las mismas. Reunión sobre dos bolts.

L11: Fisura vertical y por tramos patinosa por el desgaste de la chorrera que la recorre por su parte izquierda. Difícil de encadenar. Se sale hacia la izquierda remontando una sección de roca dudosa que nos deposita sobre una repisa muy aérea que cualquier día desaparecerá. Reunión con bolt.

L12: Escalada técnica sobre una caliza gris estupenda. Hay un par de clavos que te confirman el itinerario. Luego se sigue en travesía hacia la derecha por terreno más fácil. Reunión con un bolt a reforzar. Es el típico largo que si lo sabes mandas al colega por delante para que te haga una de las fotos de tu vida.

L13: Largo fácil pero sobre roca dudosísima. Reunión a la derecha sobre una sabina a reforzar.

L14: Se sale por una fisura ancha vertical, para ir a buscar la sección de la izquierda de mejor roca. Progresar por una zona más dudosa hasta alcanzar una fisura/chimenea evidente, de difícil protección (hay un clavo) pero de roca increíble.

Descenso
Andando hasta la parte más elevada de la pared, podemos ir pegados al filo o buscar una senda más amplia un tanto más alejados del borde. Cuando desaparece la pendiente y se aplana, buscar un gran monolito o hito gigante (se encuentra cercano al filo), dirigirse a el y enseguida veremos una senda que con algún destrepe y uniendo viras y senderos entre bojes, nos llevará de vuelta a el Prat de Llorenç.

Material
15 cintas, un juego de Totems (repetir verde, rojo y amarillo), un C4 de Camalot nº4, un juego de fisureros.

Referencias
El croquis de Luichy está bien, aunque el equipamiento no se corresponde con lo actual.

También os dejo este de la cordada centenaria, sobre foto, que ayuda a situar la vía.





Desequilibrio Hormonal 240m, 6b+ (6a obl) Montrebei, Paret de Catalunya.

Fotos aquí

Tras la apertura de “fronteras” entre comunidades y coincidiendo con el puente de las Letras Gallegas, no tengo otra idea en la cabeza que no sea ¡¡hacer tapia!! Estaba cansado de tanto granito y de tener que tocar los mismos cantos constantemente. Necesitaba coger altura y volver a sentirme escalador, escalador de esos que no tienen todo bajo control, que tienen que gestionar la roca y el material, que arriesgan sin saber que hay unos metros más arriba, que sin tener la mejor forma si confían en su experiencia y en el deseo de aventura y del descubrimiento de uno mismo. Hambre de sentirme escalador, no de deportista. No se me ocurrió mejor sitio para ello, que uno de los templos de la tapia en España, Montrebei, según Rainier Munsch, “si la palabra aventura no hubiera sido vaciada de su substancia con fines comerciales, ella se asociaría a maravilla con el terreno vertiginoso de Montrebei” (Verticualidad, 1992). Afortunadamente tuve quien me hiciese pie y para allá nos fuimos Ernesto y yo.

Como llegar

Nosotros accedimos a la Paret de Catalunya desde Áger (Lleida). Desde esta población, muy conocida por los parapentistas y los aficionados a la astronomía, hay que coger una carretera asfaltada que sube al punto de salto y al observatorio astronómico. Cuando la carretera deja de subir y comienza una bajada evidente, al llegar a una curva a derechas, cogeremos la pista de tierra que sale a la izquierda -está señalizada con un indicador que pone castillo/ruínas de Sant Llorenç- y que en unos 7-8 km nos deposita en el prat de Sant Llorenç o Pla del Lluís. Sin duda, un lugar idílico para quedarse unos días de escaladas.



Fecha Actividad

14/05/2021

Dificultad

6b+ (6a obl), 240m

Aperturistas

Aitor Ormaetxea, Marc Arbós y Alexis Tibau, 1986.

Acceso

El acceso a la pared es muy evidente, se sigue un sendero que va recorriendo de forma paralela el muro principal, hay que ir atentos a situarnos a la altura de el gran techo característico del comienzo de la vía, en ese momento, subir por otro sendero no tan marcado, que entre bojes nos irá aproximando al pie de vía. Aproximadamente 30 minutos.

Itinerario

L1. Arranco para arriba en busca de esa fisura/diedro naranja característica. Se encuentran algunos clavos y se protege perfectamente. Algún tramo un poco húmeda pero se dejó hacer. La reunión debajo del techo.


L2. Se salva el techo por su derecha con un movimiento atlético, para remontar por una línea de fisuras anchas con alguna roca suelta. Uno dos largos.



L3. Largo estupendo sobre la espectacular fisura característica de la vía. Se protege perfectamente pero hay que gestionar algún canto roto. Cuidado en la salida de la fisura, no remontarla totalmente, pasarse a la derecha por debajo de la entosta final, que es un amasijo de piedras en equilibrio precario.


L4. Placa técnica protegida por dos bolts. Hago reunión en la mitad del largo, en una repisa cómoda para evitar roces, sobre un bolt que refuerzo. Al inicio del largo, me despisto y no leo bien los agarres, metiéndome en el lado más liso de la placa sin poder subir ni bajar, así que se me da por volar. Una vez lees los cantos se hace bien.


L5. Ernesto termina el tramo final del largo anterior y sale por una canal que te deposita en un nicho característico, donde se monta reunión sobre una sabina.


L6. Un largo donde se sale hacia la derecha, para comenzar una travesía a izquierda bastante larga, que te deposita en el comienzo de una fisura característica de agujeros (hay un clavo en su base algo escondido). Ernesto monta una reunión intermedia antes del clavo.


L7. Retomo el itinerario, remonto la fisura y alcanzo la canal de salida bajo un viento, por momentos, enfurecido. La fisura inicial sobre buena roca y la canal, como siempre con alguna piedra suelta.

Nos llevó unas 5h 30min y la línea me pareció muy buena.

Material

15 cintas, 1 juego de totems (repetir el amarillo, rojo y verde) y dos C4 de camalot n.º 4, 1 juego fisureros.

Referencias

Los croquis de Luichy, como siempre, estupendos. 







domingo, 6 de diciembre de 2020

Vía Roy, A Peneda.

Después de un verano pandémico, escapando de las aglomeraciones, generando burbujas escaladoras, donde pude reencontrarme con la comodidad de la escalada deportiva, con el hábito de escalar jornadas seguidas y donde me pude dedicar a lamerme esas heridas en forma de cicatrices que han dejado una serie de operaciones en mis manos; llegaba el momento de dar salida a ese anhelo que uno lleva dentro y que ineludiblemente siempre confluye en ese terreno de juego que son las paredes, donde el manejo de los cacharros y de la mente hace superlativo el arte de danzar y moverse por ellas. En esta ocasión pusimos destino A Peneda con el grupo burbuja de: Ernesto, Marta, Pablo, Gloria y Alberto, dedicándonos el primer día a una toma de contacto con las fisuras de la zona, pero sin coger altura; trasteamos por: Comecocos, la S, y Meadinha, disfrutando y pensando en el objetivo del día siguiente, la Roy. 
Supongo que los amantes de Yosemite estarán familiarizados con esas imágenes que muestran a unos yankis, con pantalones de pintor, corriendo por las paredes de un lado a otro para poder enlazar y conectar fisuras alejadas entre sí. Visto desde fuera no parece muy complicado: te cuelgas y penduleas; pero aay!!, amigos.. Yo os recomiendo a todos los que os gusta el granito de pared, que pongáis al menos una vez en vuestras vidas, un péndulo como el del segundo largo de la Roy, ¡¡flipar es poco!! Creo que nunca he corrido tan rápido en vida, para la derecha, para la izquierda, cara abajo y cara arriba, me faltaba el aire, los vastos internos, externos y todos los que tenga, se inflaron como si de los "popeyes" se trataran, una locura y una experiencia increíble. "Mataría" por tener una grabación del péndulo en cuestión, Ernesto no llevó cámara y no tenemos el documento - si algún escalador o turista de los muchos que había ese día en el Santuario, lee esta entrada y grabó el momento, por favor, hacédmelo llegar - Para que os hagáis una idea os dejo un vídeo de Thomas y Alex Huber, así me sentí yo...

Como Llegar

Fecha actividad

11/10/2020

Dificultad

6C+/A2 (8a+?), 170m.

Aperturistas

Antonio Dourado Iglesias y Jose Ramón Melón Iglesias, 1980.

Actividad

El comienzo de la vía es bastante evidente, se sigue como si fueses al sector de la S, de esa magnífica pared de la Meadinha. Todas las reuniones están equipadas con 2 párabolts.

L1
L1: Ernesto empotrándose.

L1. Fisura ancha de comienzo, off witch, que se va estrechando hasta llegar a un diedro desplomado, que se escala bien y una vez superado, encontraremos la primera reunión. Dos cincos van de perlas. 6b.

L2: Ernesto en la placa de pitones.


L2. Se sale por una fisura de manos, para alcanzar una placa de pitones finos y técnica. Optamos por la estrategia de pasar la cuerda por la reunión y que Ernesto me descolgase poco a poco hasta encontrar la distancia adecuada para poder pendulear lo suficiente como para alcanzar la reunión 2 de la vía de la S. De esta manera, al subir el segundo de cordada, resulta muy fácil traerlo hasta la reunión y no tiene que realizar el péndulo. 6C.


L3: Ernesto me coge las cuerdas en este largo raro con destrepe.

L3. Se sale por una placa de pitones hasta alcanzar la línea de la Treboada, que destreparemos hasta su reunión 2. Un paso a ciegas pero bien protegido para el primero, pensad en el segundo. 6a.

L4: Ernesto apretando y luchando con unas zarzas.

L4. Fisuras en bavaresa, hasta un paso raro que te lleva a una placa lisa, que remontamos hasta otra fisura - ojo con las zarzas - que nos coloca debajo de un techo atlético, que se supera y proseguimos por fisura más fácil hasta la reunión.

L5: Saliendo por la vía Tía Mucha.


L5. Encontraremos dos fisuras paralelas que están semiequipadas, nos confundimos y cogimos la de la derecha, que es la de la vía Tía Mucha. A2.

L6. Se sale recto por fisura, para alcanzar la placa de salida fácil. 6a.

Nos llevó unas siete horas, no fuimos corriendo y en mi caso hacía tiempo que no me metía en pared, pero lo de 4:30h que marca el croquis, me parece ir muuuuy rápido. Lo pasamos bien.

Material

2 juegos de totems, C4 de camalot: 3, 4(2), 5 (2), 1 juego de microfisureros, 12 cintas, estribos, material de reunión y 2 cuerdas de 60m.

Referencias

En la página de A Meadinha encontraréis todo la información necesaria.

martes, 7 de abril de 2020

La mesa: mi primer bloque

En esta situación de confinamiento se me plantea una duda existencial en relación al alpinismo, mi actividad predilecta ¿Será el momento de comenzar con el bloque?

QUÉDATE EN CASA ES LA ÚNICA VACUNA!!