martes, 10 de septiembre de 2013

Vacaciones de chapa y pintura.

Este verano se ha pasado entre sueños de grandes gestas y realidades en forma de lesiones. Así que he permanecido cerrado por obras. Espero salir pronto del taller y empezar a colgar nuevas actividades, por ganas no será.

jueves, 11 de julio de 2013

1er Maratón de Escalada Cañon del Sil



El sábado, 6 de julio, de 2013, tuvo lugar el primer maratón de escalada Cañón del Sil, organizado por el Club Alpino Ourensan y patrocinado por la tienda de aventura Paso Norte. Como miembro colaborador en el evento me parece que el formato es muy interesante para todo tipo de escaladores (no hay que ser octavo gradista para ganar la competición), permite conocer los sectores más representativos de escalada de esta zona, “pasearse” por los magníficos parajes del Cañón del Sil, conocer gente nueva y conocerse uno mismo un poco mejor. Con la experiencia adquirida en esta primera edición, y una mayor divulgación, espero que llegue a ser una prueba de referencia en el panorama gallego.
La Maratón en cifras:

Creo que con decir 40ºC todo lo demás pasa a un segundo plano. Más o menos esa fue la temperatura que los participantes tuvieron que soportar y manejar para poder llegar al final de la prueba. La climatología no acompañó y mucha gente prefirió la playa a la escalada, pero los que participamos nos batimos como auténticos gladiadores ante semejante enemigo.

La prueba la finalizaron 8 cordadas siendo los ganadores la compuesta por Ernesto y Lucas, sabia nueva pero buenos conocedores del cañón. Los ganadores realizaron 41 vías en las 12h de competición. Su premio: dos cuerdas Beal de escalada deportiva, -no está nada mal-, ahora a gastarlas.
Hubo un obsequio para aquella cordada que encadenó la máxima dificultad en la competición, en este caso Miguel y Mauro, al escalar La Negra Mancha (6c+/7a).

También se sortearon dos obsequios más entre los participantes, todo ello gracias a la colaboración de Paso Norte y Club Alpino Ourensán.

La Maratón como experiencia personal:
Creo que el cañón irradia por todos lados Naturaleza, se encuentra en un paraíso natural y por ello toda actividad que se lleve a cabo en este medio debería ser consecuente con la idiosincrasia de la zona. En estos tiempos donde la escalada está siendo cuestionada en Galicia y en el Cañón del Sil por algunos grupos proteccionistas, en cuanto a su impacto sobre el medio, tratamos de ser sensibles a esta cuestión, motivo por lo que en el reglamento se decidió prohibir el uso de coches para moverse por los sectores de escalada. Después de haber realizado la totalidad del itinerario, para mí es uno de los puntos más acertados de la prueba, si bien, entiendo que halla mucha gente que no comparta esta idea, ya que tener que caminar unos 45 minutos de ida y otros tantos de vuelta, para moverse a uno de las zonas se puede ver como algo no apropiado para una competición de escalada deportiva: Yo sigo creyendo que le da carácter y una nota diferenciadora con respecto a otras pruebas. Durante este itinerario a pie me dio tiempo a: meditar sobre la estrategia a seguir, a conocer mis límites físicos y psicológicos, a entablar conversaciones interesantes con mi compañera de cordada, a disfrutar del ambiente del Cañón, a sudar y a hidratar como nunca, a reir y sobre todo a sumar.

La experiencia adquirida en esta primera edición nos ha permitido recoger una serie de cuestiones y sugerencias que esperamos hagan a las próximas ediciones, mucho más atractivas para los escaladores. Espero que sea así.

Agradecer a todos los participantes y a todos los que habéis colaborado en esta iniciativa de manera desinteresada (Marga, ¡tú si que vales!), que nació en la “bala roja” camino de una contrarreloj de fin de semana de escalada en hielo en el Pirineo y de mucha carretera.

Clasificación:
 
MARATÓN ESCALADA CAÑON DEL SIL PUNTUACIÓN FINAL
Nº Equipo Grado Máx NºVías NºVmax Gp GP
Lucas-Ernesto 7a 41 0 0,0 255,0 1020,0
Caro-Manu 7b+ 33 0 0,0 185,0 555,0
Inaki-Avi 6c 27 0 0,0 156,5 469,5
Miguel-Mauro 7c 28 0 0,0 155,8 467,4
Chicho-Miriam 6a 12 3 0,0 100,0 200,0
Alfonso-Estefania 6b 9 0 0,0 55,1 55,1
Mundi-Mar 6b 9 0 0,0 44,5 44,5
Pablo-Marcos 6a 5 0 0,0 27,8 27,8

Unas imágenes del evento:


martes, 14 de mayo de 2013

Arlaud-Souriac: radiografía de una actividad expres.


Pincha para ver más
Así fue la cosa:
Día 10/05/2013: 11:00h finalizo jornada laboral, 11:30 salgo de Lugo, 12:40h recojo a Lucas en Ourense, tras un par de paradas en Quintanillas y en Irún a las 22:30h llegamos a Pont d’Espagne, 23:00h al sobre. Día 11/05/2013: 2:00h suena el despertador, 3:00h salimos de Pont d’Espagne, 5:15h llegamos al refugio de Oulettes de Gaube, 6:40 nos colocamos el atrezo de escalar, 7:00h superamos la rimaya y montamos R1, 7:40h comenzamos el corredor, 13:30h finalizamos el corredor, 17:00h regresamos al refugio de Oulettes de Gaube, 20:30h Pont d’Espagne y por fin, 22:00h al saco. Día 12/05/2013: regreso a Lugo con más calma. 
Hacía mucho que no visitaba el macizo del Vignemale. Verdaderamente es uno de esos sitios apabullantes, de los que te hacen pequeño o tal vez, de los que te recuerdan lo que realmente somos: poca cosa. Afortunadamente la meteo se conjuró y las condiciones acompañaron por lo que el ambiente era extraordinario.

El mayor miedo que tenía era encontrarnos con muchas cordadas por encima. La decisión de ir a hacer el Arlaud Souriac la tomé el jueves por la tarde, después de leer una reseña donde se indicaba que se encontraba en buenas condiciones. Igual que nosotros seguro que había muchos otros candidatos con las mismas intenciones. Cuando llegamos teníamos sólo, tres cordadas por encima y extrañamente no se apuntó nadie más.
Lucas en el L1
No hizo un día especialmente frío, estamos en mayo, pero una norte siempre es una norte y si estás mucho tiempo parado te destemplas rápidamente. Las cordadas que iban por encima no se movían especialmente rápido, pero tirar cosas tiraron bastante: hielo (eso es de esperar cuando vas por debajo), clavos, friends, tornillos; casi montamos un mercadillo.
En cuanto salió el segundo de la cordada que teníamos por encima le dije a Lucas que tirase para arriba, ya llevábamos un rato en la R1 esperando y yo empezaba a tener frío. El L1 es fácil, una rampa de hielo de como máximo 70-75º. La reunión sobre hielo. La siguiente tirada salva un muro de hielo algo cutre y gana la base de un diedro donde se encuentra una vieja reunión de clavos, aunque había tanto hielo que se podía evitar subiendo por la izquierda y montar más arriba sobre tornillos o aprovechando la roca, yo preferí hacer un poco de mixto para no estorbar al colega de al lado. Aquí ya empecé a cansarme de la pareja a la que íbamos pegados. En el tercer largo, aunque el primero de la otra cordada aun estaba escalando le dije a Lucas que tirase, había suficiente hielo por la derecha como para no estorbarse, aunque al compañero no le pareció muy bien y recelaba de si le estorbaríamos. Lucas subió perfectamente un corto muro de 80º-85º y montó la R4 ya dentro de la magnífica goulotte encajonada tan característica de esta vía. 
Iniciamos el ensamble

A partir de aquí, en vista que el embudo que forma la canal es muy propicio para recibir regalos, decidí tirar en ensamble para progresar rápido y evitar estar mucho tiempo expuesto a las caídas de cuerpos extraños. Progresé bastantes metros, me encontré algún resalte de 80º, alcancé a las otras cordadas precedentes, que se encontraban saliendo de la goulotte para enlazar el corredor de nieve de salida por la derecha. Yo seguí por la izquierda, por no esperar y porque vi un espit unos metros más arriba, por una rampa más inclinada, berglaseada pero más entretenida, que con un pequeño flanqueo hacia la derecha me dejó en la canal de nieve, al lado de las reuniones que tenían montadas las otras cordadas. Aquí me detuve y monté reunión. Había que darle refrigerio a los gemelos y echar una meadita. 
Lucas terminando el corredor

El resto de la vía es un corredor de nieve dura de unos 50º-55º que te va definiendo los gemelos y que se puede hacer todo el en ensamble protegiéndote en la roca. Toda la vía estaba en condiciones espectaculares para la progresión.
El resto consistió en regresar en las mejores condiciones posibles en vista de lo que nos quedaba por delante. Descender por la normal del Vignemale hacia la Hourquette d’Ossoue y desde ahí volver al refugio de Oulettes y finalmente a Pont d’Espagne. En definitiva 3 horas de sueño y 17h de actividad, no está mal para un cuarentón; el Lucas va sobrao que es un chavalín.

martes, 7 de mayo de 2013

Tempestad de cielo azul


Pincha y verás

Escalar en Ubiña es como volver a casa por navidad, aunque en este caso haya sido en mayo. La considero como mi domicilio alpino – Uli diría su laboratorio alpino-. En esta ocasión me acerqué con Lucas (el 4/05/2013) con intención de acometer Tempestad de Cielo Azul (III/3), tratando de aprovechar los últimos coletazos de este invierno tan extraño.

Dormimos en la iglesia de Villasecino, como Dios manda, y mal que nos pese, no pudimos saludar a Angelines, otra vez será. Nos levantamos a eso de las 5:00AM, desayunamos y nos acercamos a Torrebarrio, donde se deja el coche y comienzas a patear.


Ver TORREBARRIO en un mapa más grande

El trazado de la vía es difícil de intuir desde la perspectiva de Torrebarrio, la mejor ubicación para poder descifrarla es viendo el macizo de Ubiña bajando de puerto Ventana, desde ese lado sí que se aprecia por completo la línea que describe esta sinuosa y entretenida vía.

El muro de inicio presenta unos canalizos y una laja por la que se asciende escalando en roca y con los crampones puestos. Es una corta trepada para ganar un campo de nieve que se continua hacia la derecha, se hace un pequeño destrepe por nieve y remontas nuevamente para montar la primera reunión (existe una cinta rodeando un puente de roca). Subes el campo de nieve y al cabo de unos metros, te diriges hacia la izquierda hasta la base de un muro de roca y justo antes de un corto resalte montas la segunda reunión (cordino en puente de roca). Superado el resalte avanzas inicialmente por el flanco derecho del nevero por donde puedes fijar protecciones en la roca (hielo no había) y posteriormente te diriges hacia la izquierda para ganar el comienzo de una vira que se intuye por encima de un muro de roca; aquí se monta la tercera reunión (hay roca sólida donde equipar). 
Lucas en el L1
La vira va de izquierda a derecha y había un clavo al comienzo de la misma. Se hace reunión al finalizar la misma sobre roca. El siguiente largo, el quinto, remonta un corredor oculto desde abajo y tal vez donde mejores condiciones de nieve encontramos, bastante transformada y donde se progresaba rápidamente. Se monta reunión al salir de el sobre unas rocas. Aquí creo que hicimos una variante. El croquis indicaba una travesía hacia la derecha casi horizontal para ganar unos campos de nieve y pasarse a otra vertiente y así alcanzar la base del corredor oculto de salida. En vista de que la nieve estaba muy mal en ese tramo, sin asentar, optamos por una línea que ascendía más vertical y encajonada, con mejor aspecto y que también nos permitiría ganar la otra vertiente un tanto más arriba. Así fue, tal vez el mejor largo de la vía, aunque con una sección de nieve inconsistente, justo antes de ganar el filo del resalte rocoso que ocultaba la vertiente donde se atisbaba el corredor superior de salida. Para alcanzarlo, hicimos otro largo, también sobre nieve sin asentar, pero con buenos seguros en roca y con un sencillo destrepe que nos situó en el corredor final. 
Lucas en L6
La reunión, la séptima, la hicimos sobre un muro de roca en el lado izquierdo, tratando de estar fuera de posibles desprendimientos (en el centro de la goulotte había una huella horadada sobre la nieve a modo de gran canalizo que dejaba bien a las claras que, o bien, por ahí bajó algo grande, o por el contrario, se trataba de una pista de bobsleigh). En la parte inferior del corredor da el sol y la nieve estaba peligrosa, pero una vez que llegas a la zona de sombra, la nieve estaba transformada e incluso había una corta sección con hielo. En este tramo fuimos en ensamble, justo hasta la salida a la cornisa somital al Crestón. La nieve aquí era más una mousse que algo sólido, por lo que preferí que me asegurasen, no fuera que acabase en el fondo del corredor envuelto por una espuma blanca. La manera de acceder a la cresta fue al estilo “patagónico” (salvando todas las distancias) cavar una pequeña zanja sobre la cornisa final para subirme a la cresta. Reunión sobre roca y a pensar en el descenso. Hasta aquí fueron unas seis horas y media de actividad.
En la cornisa cimera

Una parte interesante de esta vía es sin duda el descenso. En vista de las condiciones, recorrimos con cuidado la cresta del Crestón del Pasu Malu en dirección a los Fontanes. Al llegar a una brecha por la que hay que destrepar para volver a ganar la arista, en vista de lo inconsistente de la nieve, decidimos montar un rápel y bajarnos hasta el Canalón del Buey. Una vez en el, lo remontamos y alcanzamos la horcada entre el Fontán Sur y el Crestón. A partir de aquí seguimos la ruta normal de descenso hacia la vertiente leonesa. La brecha entre los Fontanes y el Prau la destrepamos con sumo cuidado y la pala del Prau la bajamos con calma porque el volumen de nieve que había era de record (la cantidad de restos de aludes así lo atestiguaba).
Los Portillines al fondo, alcanzando el final del Canalón del Buey

Advertencia: si alguien pretende seguir haciendo actividad invernal por esos lares, ojo a los horarios; salir muy temprano y regresar también muy temprano. En cuanto suben las temperaturas se cae todo, y hay mucha nieve aun por caerse.

miércoles, 24 de abril de 2013

Vía de la S: menos mal que nos queda Portugal.


Vía de la S na Meadinha
Toca empezar la etapa deportiva anual, así que sólo pensaba en escuelas y sectores que estuviesen secos. El finde (20-21 de abril) pintaba un tanto rutinario, ir al cañón y fajarse con esas vías conocidas pero que te dan autoestima y confianza. Además, intentaría ir midiéndome en algún proyecto nuevo, que aunque no muy estimulante por el tipo de escalada, sí imprecindible si uno quiere seguir evolucionando. Es difícil crecer como escalador en estas tierras. El número de vías es tan limitado que o emigras a territorios más propicios o te dedicas a viajar constantemente; en fin, que deberíamos dedicarnos al surf o a la vela y no a esto de arañar la roca.
Pues en eso estaba el sábado por la tarde, apretando unas regletas infames que me destrozaban mis delicadas articulaciones, “sarna con gusto no pica”. El domingo pintaba parecido pero con menos piel en los dedos; así que en cuanto Ernesto y Lucas me comentaron que pretendían acercarse a la Peneda a hacerse una vía por esas piedras portuguesas, se me encendió una lucecita en la cabeza y no tuve que pensármelo mucho: “me voy con vosotros”.


Ver mapa más grande

Hacía muchos años que no volvía por la Peneda y la verdad que me trajo muy buenas sensaciones. La vía que llevaban en mente era la S, una de las vías más estéticas de toda la pared de la Meadinha. El segundo largo presenta una fisura en forma de media luna muy característica vista desde abajo. Por lo que me comentaron, ya habían estado en una ocasión y no habían conseguido liberar todos los largos, por lo que la idea era hacerla toda en libre. Mi conocimiento de la escalada en la Peneda se resume a los magníficos croquis que me había descargado de esa pared hace unos cuantos años y a un intento de escalada a una vía que ya ni me acuerdo de cuál era, sólo se que me pareció tan dura que nos bajamos de la primera reunión.
L1
Ernesto encabezó el primer largo. Comienza por una fisura-diedro que se puede escalar en babaresa o como diedro y que te permite alcanzar un pequeño resalte por encima del cual se sigue por una laja separada de la pared, de izquierda a derecha, hasta alcanzar la reunión. Creo que le dan 6a. El segundo largo, es el más estético, Lucas iba con ganas de liberarlo pero comenzó a tener molestias en su maltrecha muñeca y decidió rapelar. Seguimos Ernesto y yo. Acometí el largo con ganas (6b+). En el primer tramo hay que colocar friends, que entran a cañón, y en la segunda parte, donde la fisura se estrecha hay parabolts. La fisura se escala en oposición, que sin ser extrema sí que requiere estar hecho a esa técnica, porque si no aprietas mucho más de lo necesario. La fisura se estrecha bastante en la parte superior, por debajo del resalte, incluso en algún punto no puedes introducir los dedos y te obliga a hacer pasos bastante largos de manos para llegar a las zonas algo más anchas. Además, había musgo y había que tener cuidado para no escurrirse. Por último, antes de llegar a la reunión, hay un tramo más fácil y plaquero, y totalmente limpio. Altamente recomendable. 
 
L3

El tercer largo, V+, se lo hizo Ernesto. Se encuentra todo protegido con parabolts y es una escalada de placa y sobre pitones. El último largo le dan de 6c, aunque a mí no me lo pareció. El paso duro está al comienzo y perfectamente protegido con parabolts, luego sales a un hombro y remontas unas fisuras anchas un tanto sucias pero que se protege perfectamente con friends. Al final cuatro largos muy buenos que encadenamos en libre y que nos permitió disfrutar de un día de tapia, que en mi caso no estaba previsto, pero que agradecí enormemente. La deportiva siempre puede esperar.

jueves, 4 de abril de 2013

Zulú demente, o cómo escalar “un Mallo como Dios manda”.



Pincha para ver más
Este relato tendría que reflejar gélidos itinerarios sobre hielo azul, pero como consecuencia de lo caprichoso de la meteo, se reduce a contar cómo se sube uno por esos bolos inmensos que te vas encontrando a medida que progresas por la Visera de Riglos. Sí, de Gavarnie a Riglos. Sólo hay que hacer unos “cuantos” Kms, superar un sin fin de rotondas y cambiarse los crampones por los gatos, sin olvidarnos de algún que otro esquema mental.

Una vez en Riglos siempre es conveniente hacerse alguna vía de contacto y más si llevas desde Diciembre sin tocar roca y mucho menos bolos. Así, que nos hicimos unas “viíllas” de esas que para todo riglero que se precie no son vías “como Dios manda”, pero para los foráneos nos sirven para adaptarnos al nuevo medio y para echarnos unas risas.

El famoso microclima de Riglos, más parecía de Lugo que de los Monegros, pero aun así, escalar se pudo casi todos los días. Subimos el Puro, el mallo Pisón (por una combinación de vías que no menciono para que Toño no me de unas collejas) y el mallo Volao. Llegados a ese momento había que afrontar una actividad más seria o mejor dicho, “hacerse un Mallo como Dios manda”. Lucas y yo nos decidimos a escalar la Visera, siguiendo las recomendaciones de Toño y Xose, y nos decantamos por la Zulú. 
Cordada gallego-aragonesa
Ernesto y Víctor se animaban con la Mosquitos y la cordada gallego-aragonesa, anteriormente mencionada, se harían la Directa a la Visera; de esta manera todos escalaríamos juntos y podríamos ir charlando y haciéndonos fotos unos a otros. La verdad es que lo pasamos muy bien colgados por esa pared.
Víctor y Ernesto en la Mosquitos

Los dos primeros largos de la Zulú estaban mojados por lo que entramos por la Mosquitos. Estos tres largos iniciales están algo lavados pero se hacen bien. Si vais algo justos de grado no está de más llevarse algún empotrador o unos pocos friends. A partir del tercer largo nos separamos y comenzamos propiamente dicha la Zulú. No hay posibilidades de perderse, aunque todos los bolos puedan parecer iguales, sólo tienes que seguir el reguero de magnesio, hasta que la pared deje de extraplomar. 
"Un bolo como Dios manda"

Esta primera tirada o cuarto largo, se puede empalmar con el siguiente, dando como resultado un relevo de unos 50m de 6b+ de continuidad riglera. Al final de éste la cuerda roza bastante y cuesta chapar pero es recomendable unir los largos porque te evitas una reunión colgada. El siguiente largo es de 6b, también de continuidad, pero creo que más fácil que el anterior. La reunión se hace por debajo de la buitrera, mejor que en la misma donde también hay otra. De hacerlo así, llevaros 18 cintas y no 15 como se indica en la guía nueva de Riglos. El último largo es impresionante, le dan de 7b, pero es una pasada el patio tan enorme que tienes bajo los pies, apabullante. Yo distinguiría como tres zonas en este último largo, nada más salir de la buitrera hay una sección dura, pero no de bolos, sino de ñapas que se hace técnica y difícil por lo que desploma; luego otra sección de bolos de supercontinuidad y por último una salida técnica sobre una roca más caliza y donde cuesta encontrar los agarres buenos. Hay una fisura a la izquierda que es la clave.
Lucas terminando el impresionante desplome de la Zulú

En la cumbre nos juntamos las tres cordadas y nos retiramos hasta el bar de Riglos para tomarnos unas birras y un generoso bocata. Un buen día de escalada, con un ambiente excepcional y particular y con buenos colegas.

Al día siguiente, Lucas y yo intentamos la Vixente Iñuxente al Mallo Pisón, pero la caprichosa meteo nos chafó la salida a la canal superior; una tromba de agua dejó el largo de 7a impracticable, aunque nosotros ni nos mojamos, y no nos quedó otra que rapelar. Bajarse de ahí arriba es complicadillo, la pared desploma un rato y hay que ir con cuidado para no perder pared. Además, ya en el último rápel se nos quedó enganchada la cuerda; así que hubo que volver a subir a por ella. Unos alemanes que se habían metido en la Murciana, también tuvieron que rapelar, aunque como se retiraron más tarde les cayó una segunda tromba de agua bastante mayor que la primera y se mojaron bastante. Cuando nos retirábamos nosotros, les dije: que estaba wet, pero mi inglés no debe ser muy bueno o no fui muy convincente, porque siguieron para arriba. 
Os dejo un vídeo de la actividad:

lunes, 11 de marzo de 2013

Cascadas del Doladeiro y La Baña

Simplemente dejaros un enlace de una reseña que unos amigos del Club de Montaña de Benavente me han pasado sobre una actividad que realizaron por la zona del Doladeiro hace unos años. Muy bien descrita y sobre todo muy loable, porque entrarle desde la parte inferior del regato de la Maliciosa para conseguir salir por el Doladeiro, es sin duda una gran actividad, y sólo apta, como yo digo, para "Ñús". Este Ñú se la apunta. Noraboa e gracias pola info. 

En mi anterior entrada indiqué que Víctor, Lucas y el menda, habíamos escalado Fervenza Free en el circo de La Baña. Por lo que me han comentado, no se trata de la mencionada cascada; ésta se encuentra aún más a la derecha (de hecho estaba practicable aunque chorreaba algo). La línea escalada no sé si tiene nombre, tampoco importa mucho, supongo que al ser una línea que unos años está y otros no, pues eso, se escala y punto. Si alguién tiene info actualizada de la zona y quiere compartirla se lo agradezco.

martes, 26 de febrero de 2013

Cascadas de hielo en La Baña: por fin llegó el invierno

L1 Fervenza Free(Pincha y más)
A los buscadores de hielo nos gusta que haga frío. Nos obliga a abrigarnos un poco pero por otro lado, te garantiza las condiciones más adecuadas para encontrar y escalar esos torrentes de agua que tanto nos inquietan. Hasta lo que va de invierno, por llamarle algo, aun no había tenido sensación de frío. Sí es cierto que ha nevado pero en la montaña, cada vez que salía, más parecía primavera (agua por todos lados y temperaturas elevadísimas para la época del año) que la estación fría que se le supone. Pero este fin de semana la tendencia ha cambiado y yo diría que sin quererlo ni esperarlo, el invierno ha llegado a nuestros montes.
El domingo, 24 de febrero, de 2013, estuvimos en el circo de La Baña y por fin había condiciones invernales de verdad: frío, ventisca, coladas y sobre todo HIELO. Como diría un colega: "Bruto, Bruto".

Se veía bastante hielo en todo el circo, todas las líneas habituales dibujadas y algunas poco frecuentes también. Sigue habiendo agua, de hecho había líneas que parecen en buenas condiciones pero en algunos casos son cortinas, separadas de la pared y por las que corría algo de agua, si bien, casi todas escalables aunque en algún caso un  poco delicadas (era el caso de Xelo's Fiestra). Las cascadas más tumbadas (como Pídeme Permiso) acumulan nieve que cae de la parte superior transportada por el viento. De todas maneras, con el pronóstico del tiempo esperado, es de suponer que las condiciones mejorarán muchísimo en unos días.

El circo nos recibió con niebla, ventisca y una pequeña y constante nevadita, y así permaneció durante todo el día: "bruto, bruto". Fran, Carlos y Tino se fueron a hacer Pídenos Permiso y por lo que contaron, aun fluye bastante agua por debajo, no había excesivo hielo y bastante nieve por encima. Nosotros: Víctor, Lucas y yo, nos fuimos hacia donde el hielo tenía mejor pinta. 

La Xelo's desde abajo tenía buen aspecto. De cerca había alguna sección separada de la roca y corría algo de agua pero creo que escalable en su totalidad. Con el frío que hacía y buscando las secciones buenas se subía. Yo le había echado el ojo desde un  principio a la línea que se forma a la derecha de la anterior. Creo que se llama Fervenza Free y que no todos los años está practicable, de hecho nunca me había coincidido poder escalarla en estos últimos años. Al examinarla, el primer largo que es el más vertical, se veía sólida, no muy gorda, con alguna sección hueca pero sorteable y a mi entender suficientemente segura como para abordarla. Así que le metimos con ganas los piolos, los crampones y los tornillos. Resultó bastante vertical y posiblemente sea WI 5 (se calientan los popeyes y eso es un buen indicador). La reunión la monté en una franja rocosa que hay por encima, metí un clavo que luego se nos olvidó retirar, reforzando un tornillo. No la hice sobre hielo porque en esa zona no había hielo excesivamente bueno, mucha nieve acumulada que dificultaba el montaje. Después subió Víctor. Creo que era su primera cascada vertical, así que se batió como un jabato aunque los piolos que llevaba tampoco eran los más aconsejables para encaramarse a estos bloques de hielo. Al llegar a la reunión decidió bajarse y así, de paso, le dajaba el casco a Lucas que por aquello de la memoria, se lo había dejado en casa. A todo esto, condiciones "bruto, bruto". 

Subió Lucas con celeridad y decidimos por donde salir. La salida natural de la vía no me tenía muy buena pinta. Estaba muy justa de hielo, poco grosor, algo separada de la roca y de aspecto frágil. Tal vez se podría haber salido pero por seguridad preferí hacer un flanqueo hacia el segundo largo de la Xelo's y salir por el. Aquí había mucho hielo, si bien el flanqueo fue con algo de nieve suelta por lo que nos movimos con cuidado. Monté reunión sobre tornillo y piolos y Lucas subió como un foguete. Y ya sabéis, mientras tanto: "bruto, bruto".

En general, gran día de escalada, condiciones invernales de verdad y yo diría que el invierno ya está aquí, acaba de llegar y no sé cuánto se quedará; así que aprovechar todo lo que podáis. En el circo mucho hielo y creo que este fin de semana próximo estará todo formadísimo...