martes, 29 de agosto de 2017

Globeros en Alaska, ED 7a+ (6b+ obl), 265m

Pincha en la foto
No se muy bien cómo es que a principios de julio acabamos en Montrebei, en la Paret de Catalunya. Sin duda que en plena canícula veraniega no es el destino más inteligente, pero lo cierto es que de piscina en piscina y sin poder ir a Alpes nos tropezamos con este sueño de pared y no dejamos pasar la oportunidad de tocar esa caliza rojiza que tantas líneas surcan sus recobecos.

No fuimos a ciegas, todo hay que decirlo, la enciclopedia Xose nos recomendó un par de trazados y sin duda que eran acertados. Moitas!!

Para nuestro primer contacto en este terreno de juego elegimos “Globeros en Alaska”, una vía con el sello Albert Salvadó -con el equipamiento necesario en los pasos duros o no protegibles y de autoprotección en el resto-. Para lo que es Montrebei, parece ser que es una vía un tanto sobreequipada, pero nadie discute la calidad y la gozada de ruta que se marcaron en ese muro -una vía placer de arriba a bajo-.

Nosotros accedimos a la Paret de Catalunya desde Áger (Lleida). Desde esta población, muy conocida por los parapentistas y los aficionados a la astronomía, hay que coger una carretera asfaltada que sube al punto de salto y al observatorio astronómico. Cuando la carretera deja de subir y comienza una bajada evidente, al llegar a una curva a derechas, cogeremos la pista de tierra que sale a la izquierda -está señalizada con un indicador que pone castillo/ruínas de Sant Llorenç- y que en unos 7-8 km nos deposita en el prat de Sant Llorenç o Pla del Lluís. Sin duda, un lugar idílico para quedarse unos días de escaladas. Por lo que apreciamos suele haber algunas restricciones en algunas vías por nidificación, pero generalmente avisan colgando algún cartel informativo -parece que por aquí conservación de la naturaleza sí hace su trabajo-.




El acceso a la pared es muy evidente, se sigue un sendero que va recorriendo de forma paralela el muro principal, hay que ir atentos a situarnos a la altura de el gran techo característico del comienzo de la vía, en ese momento, subir por otro sendero no tan marcado, que entre bojes nos irá aproximando al pie de vía. Aproximadamente 30 minutos.

L1: Lucas comienza las maniobras, en este largo de (6b). Corto muro vertical que da acceso a una repisa y continúa por una fisura a la derecha de un bloque. Perfectamente protegido en los pasos más duros, si bien pasa al lado de una gran llastra o bloque que parece estar un tanto despegado de la pared, -subir te subes sobre el pero mucha confianza no da-. Reunión en repisa cómoda.

L2: Comienzan las hostilidades (6c). Magnífica caliza gris. Escalada de placa, de izquierda a derecha, aunque apretona, en todo momento se van encontrando las regletas y agujeros justos para poder cruzar este muro. Se hace más fácil cerca de la reunión, -aunque a mí se me fue un pie y tuve una caída sin consecuencias, pues se protege perfectamente-. Reunión cómoda.
L2

L3: Muy buen largo (6c). Se escala inicialmente por una fisura que se protege bien y tiene un par de chapas, para finalizar por un murete vertical -un alien azul o totem negro va de lujo, cosa que no teníamos y me hice algún metrillo un tanto expo-. Reunión en repisa.

L4: La joya de la corona (7a+). Se sale vertical para hacer una travesía hacia la derecha muy aérea y técnica. Te situas bajo una barriga que se supera recto -yo me fui muy a la derecha y me fundí, no pudiendo encadenar- a partir de aquí es aguntar, pues el muro te va dando agarres y zonas donde poder coger algo de aire. Los seguros en este tramo se dejan a la izquierda -de hecho el penúltino clavo si vas en libre es imposible de chapar, hay que pasárselo-. Para finalizar un alien azul va de lujo, nuevamente, -en su ausencia un poco de decisión puede servir-. Reunión cómoda.
L4

L5: Otro de 6c. Largo corto y concentrado al principio, en seguida se hace más dulce. Roca algo más dudosa pero buena. Reunión cómoda.

L6: Largo corto pero intenso (7a). La roca aquí cambia, la caliza coge un aire más lavado. Se sale hacia la izquierda para salvar un bloque intenso, de agarres algo patinosos y romos -me colgué porque iba justo de power y no acabé de leer bien el jeroglífico- te cambias a la derecha para ganar una fisura diedro dura -más de colocación que dura- que nos lleva a la reunión, algo más incómoda que las anteriores.
L6

L7: El último largo (6b) sale por un muro vertical que nos deposita en una larga y disfrutona fisura, que nos dejará en la parte somital de la pared. -lujazo de vía-

Descenso:
Andando hasta la parte más elevada de la pared, podemos ir pegados al filo o buscar una senda más amplia un tanto más alejados del borde. Cuando desaparece la pendiente y se aplana, buscar un gran monolito o hito gigante (se encuentra cercano al filo), dirigirse a el y enseguida veremos una senda que con algún detrepe y uniendo viras y senderos entre bojes, nos llevará de vuelta a el Prat de Llorenç.

Reseñas e información:
http://albertganxets.blogspot.com.es/2012/05/globeros-en-alaska-montrebei-paret-de.html