martes, 5 de septiembre de 2017

Géminis-Edelweis, 400m (ED-)


Más fotos aquí
Pincha en la foto

Nuevamente en el aparcamiento de Torla. Estar de vacaciones en el Pirineo es sinónimo de escalada en Ordesa. Magnífico escenario que nunca defrauda. El poder escalar por esos bloques que parecen lavadoras a punto de estrellarse en el bosque, el poder descender de las rutas atravesando esas praderas de un verde más intenso que la propia clorofila, el sentirte parte de esa naturaleza desbordante, hace que escalar en Ordesa siga siendo una pasión permanente.

En esta ocasión la elección fue combinar dos rutas en una: Géminis-Edelweiss. Sin duda que cualquiera de las dos vías por separado tienen entidad suficiente como para acometerlas íntegramente, pero como el Pirineo no es un terreno de juego que nos quede muy a mano a los gallegos, decidimos seguir los consejos de muchos escaladores y de un viejo artículo de la revista Desnivel, donde se reseña que esta combinación de las vías de Gálvez es de lo mejor que se puede realizar por estos lares.

Cogimos Lucas y yo, junto con un nutrido grupo de escaladores, el autobús en el aparcamiento de Torla a eso de las 6:00h. Una vez en la pradera de Ordesa, el camino hacia el Pilar de Cotatuero no tiene pérdida y en poco menos de 2h estamos con los arneses puestos delante de esa marca característica grabada en la roca “Géminis”.

Esta primera parte consta de siete largos. El primer largo es el menos definido, hay que buscar las secciones de mejor caliza y teniendo claro que no puede pasar de V. Reunión al lado de una roca en punta característica. Segundo largo, sobre roca compacta y que nos deposita sobre la gran canal/chimenea que recorre este tramo de pared. Reunión en puente de roca que se refuerza. La siguiente tirada nos lleva a un diedro/fisura muy pulido, de un color gris característico y donde si no te empotras hay que apretar mucho para poder liberarlo (6b+) - yo apreté lo que pude, pero tuve que acerar- . En el comienzo de este largo llevar un Camalot del cuatro va estupendo (aunque para el resto de la vía sea prescindible). El L4 es una tirada divertida donde escalas por un diedro que abandonas y te cambias de lado, para hacer reunión. La siguiente tirada te deposita en un nicho/nido gigante donde claramente hay restos que verifican el anidamiento de alguna especie voladora de buen tamaño -no se lo que opinarían de esto los guardianes de la naturaleza gallegos, probablemente prohibirían la escalada en todo el territorio pirenaico-. El L6 creo que el largo estrella de esta primera parte (6a), se sale de la reunión por la derecha, se chapa un clavo y con un patio bajo los pies increíble, vas a buscar unos cantazos ocultos que te permiten izarte sobre la barriga que parece bloquear la salida -buenísimo-. Reunión en una repisa cómoda. Último largo de la Géminis para nosotros, seguir una fisura que se convierte en un diedro liso bastante duro (6b).
L6

Alcanzamos la terraza herbosa del Gallinero sobre la 13:30h, la atravesamos en busca del tramo superior de la Edelweiss y que afortunadamente se mantiene a la sombra toda la tarde.

Lo único que puedo decir de este trazado superior, que nosotros hicimos en cinco largos, es que es “imprescindible”: roca compacta, ambiente, verticalidad, posibilidades de aseguramiento y un largo final de fábula - no podéis perdéroslo-.

Este primer largo de nuestra parte superior o nuestro largo 8, lo iniciamos alrededor de las 14:50h, sigue una gran fisura/diedro, muy vertical. Se protege bien, algún clavo y roca excepcional. La primera parte puede estar húmeda. Hicimos reunión en una repisa evidente, aunque es opcional. Creo que había dos clavos. El L9, sigue la fisura/diedro hasta debajo de un techo característico, nos encontramos con una inscripción horadada en la piedra que pone “edelweiss”. Reunión en clavos con cintajos. El décimo largo, fantástico, solventa el extraplomo por la derecha en una escalada aérea y espectacular. Reunión en una repisa a la izquierda de un diedro que no hay que seguir. Clavos y cintas. El L11 se sale recto hasta alcanzar un muro vertical de roca un tanto diferente (color naranja pálido) y que en cuanto a los agarres proporciona unas regletas que le da un carácter peculiar en relación a lo anteriormente escalado. El muro se vuelve diedro y se abandona por la izquierda para alcanzar la reunión. Último largo, increíble, se desarrolla sobre una caliza negra compacta, donde hay que navegar muy fino para ir encontrando los pocos seguros que existen (tres o cuatro clavos y algún puente de roca) y con muy pocos emplazamientos para autoasegurarse. Si te sales del trazado difícil protección.
Último largo

Alcanzamos la vira final alrededor de las 18:30h y con calma fuimos descendiendo hacia las clavijas de Cotatuero, aprovechando para disfrutar de este magnífico paraje.

Material
Dos cuerdas de 60m dobles.
Un juego de friends hasta el numero 4 de Camalot (repetimos el 0,75, 1 y 2)
Semáforo de alien.
Juego de empotradores.
13 cintas

Más información:
Croquis: los que nosotros usamos (de la géminis el de "mendigloba" me gustó más, para Edelweis el de "korkuerika", perfecto)
 
http://4.bp.blogspot.com/-pzZ8gswxOdk/UjLoeOUc5pI/AAAAAAAAPpg/sFJh3nVRy0I/s1600/G%C3%A9minis.jpg
http://mendibloga.blogspot.com.es/2012/09/geminis-ed-380-m-pared-de-la-cascada.html
http://4.bp.blogspot.com/_wlaORa01yJU/SL_WQf-hX8I/AAAAAAAACMc/lgCBkJxhLFo/s1600-h/Edelweis+CROQUIS.jpg

Cresta del Diablo+Costerillou

 Pincha para ver fotos
Más fotos aquí
Hacía cerca de 11 años que había realizado con Aviño la Cresta del Diablo y sin saber muy bien por qué, nos había llevado un mundo, cerca de 9 horas, por lo que nos tuvimos que bajar y no pudimos continuarla hasta el Balaitús. Aprovechando estos días por el Pirineo, le propuse a Lucas hacernos la cresta completa, con la esperanza esta vez sí de poder completarla.

Acceso
Desde la localidad aragonesa de Sallent de Gállego coger una pista asfaltada y dirigirnos al embalse de la Sarra.

Aproximación
Desde el embalse de la Sarra, debemos coger el camino de Aguas Limpias que en unas 2’30 h nos lleva al refugio de Respomuso.

Acceso a la cresta
Nosotros subimos al Pico Cristales, para comenzar la cresta en su extremo más meridional y donde creo que comienza realmente la arista. Creo que nos liamos algo en el acceso y nos llevó unas 2h desde el refugio. Seguimos la GR.11, que pasa a la espalda del refugio para tomarlo hacia el este, camino de Campoplano. Antes de llegar a la presa de Campoplano, dejamos esta senda para tomar, a la izquierda (N), una vaguada con dirección al Cristales. Por momentos encontramos hitos y por momentos fuimos sin ellos. Alcanzamos el pico sobre las 8:05 am.

Una gran mayoría accede a la cresta remontando el barranco de Respomuso, por el camino de la normal del Balaitús, hasta una zona llana por donde transcurre el río y donde se deja el camino. Se sube en dirección a la cresta, generalmente a un collado muy marcado, el collado Canino, desde donde inician la ruta.

Itinerario
Después de alcanzar el Pico Cristales (salimos desde el Refugio de Respomuso donde habíamos pernoctado) seguimos la cresta realizando una serie de destrepes que nos depositan en la brecha Demeure Lagarat. A partir de aquí y sin una reseña de la ruta, nos dejamos llevar por la propia arista, siempre buscando roca sólida y compacta. Creo recordar que con la excepción del Canino y del último cuerno del Tridente Norte, ascendimos el resto de puntas del cresterío. La impresión que tengo es que sólo hay un tramo conflictivo, en la zona del tridente, donde hay que ir atentos para no meterse en una canal de roca mala entre el segundo y tercer cuerno y flanquearla por la derecha buscando dar un pequeño rodeo que te deposita en una zona más compacta. Prácticamente fuimos en ensamble en la totalidad del recorrido. Llegamos al Pico Soulano alrededor de las 12:20h.
 

Un pequeño descanso a la sombra pues el día estaba siendo sofocante y sobre las 13:50h retomamos la marcha. La cresta de Costerillou me sorprendió por la bonanza de su roca. El recorrido sigue mayoritariamente el filo de la arista, siempre sobre roca excelente y con ambiente, puntualmente te sales de la misma para seguir unas viras, por momento estrechas pero siempre sobre un granito muy compacto y con agarres netos. La cresta no presenta dificultades técnicas reseñables hasta que no se alcanza la zona entre el Arc Boutant y La torre Costerillou. Hay que buscar una canal por la vertiente (O) que sortea el Arc Boutant y nos permite alcanzar la cumbre de la Torre Costerillou, después de realizar una serie de trepadas por ambas vertientes. Realizamos un rapel (18m) para alcanzar la brecha que nos separa del Balaitús. Seguimos en ensamble, hasta el momento toda esta segunda cresta la hicimos desencordados. El último periplo es un tanto laberíntico pero creo que la mejor reseña posible es la de buscar siempre roca compacta que nos irá llevando de una vertiente a otra hasta depositarnos en las proximidades de las planicies cimeras del Balaitús.



Después de unas 8 horas de cresterío, a las 16:15h alcanzamos la cumbre del Balaitús, un tanto churruscados por el calor del día, pero contentos por el magnífico recorrido realizado, sin duda una de las mejores aristas del Pirineo, más corta que la Salenques-Tempestades pero igual de espectacular.

Descenso
Como no llevábamos crampones y el nevero de bajada por Latour parecía estar bastante alto, decidimos regresar por la Gran Diagonal. Palizón pero seguro.


Material
Una cuerda de 40m de 8,1.
Totem: azul, amarillo, lila, verde y naranja
Juego de empotradores.
5 cintas.